jueves, 15 de junio de 2017

3.La paradura del niño



Tercer día del ciclo A LA HORA DE LA BRISA DE LA TARDE: este ciclo consiste en el momento previo al descubrimiento de la transgresión que terminará en la expulsión del Jardín. ¿Listas?
Sólo quedan cinco días de Vuelta.

Este es un día para recoger alabanzas: para revisar lo hecho y saber que la criatura es hermosa, que ese niño que hemos parido merece que lo paseen y lo reconozcan y lo mimen. Después de tanto trabajo, es justo reconocer los méritos, darle su justo valor al proyecto que recién empieza a vivir. La entrada al mundo se celebra después de haber pasado la etapa de embeleso. Este es el tiempo en que, según la tradición andina, el Niño ya puede ponerse en pie, y es robado por los vecinos y escondido de casa en casa, donde se le canta y celebra. Hay que exhibirlo, con orgullo bien merecido, y celebrar que está sano y lleno de ganas de conquistar su lugar en el mundo.

Si has hecho bien tu trabajo, algo bueno tienes que mostrar.


(Ya puedes pinchar la etiqueta y ver las 8 cartas que aparecieron en todos los días 3 en esta vuelta, a ver cuáles cartas te hablan, qué narrativa proponen.)

5 comentarios:

Verónica dijo...

A veces, cuando no tenemos la costumbre del merecimiento o la gratitud, se nos olvida celebrar nuestros logros. Parece que vamos más pendientes de lo que nos falta o de lo que "hicimos mal" que de todo lo que nos salió bien. Hay una idea loca por allí de que exhibir los logros es falta de humildad, a los que no les agrade tu celebración, recuérdales que uno no enciende una lámpara para ponerla debajo de la cama, sino para ponerla en la ventana, donde se vea y alumbre a todo el que pase y se deje iluminar. Celebrar los logros es agradecer. Y a Dios le gusta danzar con el agradecimiento.

marisela rondon parada dijo...

Celebrar los logros es agradecer... gracia Verónica.

parte de la compasión es exhibir al hijo con buen orgullo...


aquí vamos... mi cicatriz me recuerda el buen trabajo hecho...

Ana dijo...

Verónica, Marisela, Novia Manca, demás compañeras, gracias por ofrecerme la receptividad para que se exprese mi ser en palabras

La Novia Manca dijo...

El mismo hecho de estar aquí, después de 99 días andando (mañana cumplimos 100) merece un reconocimiento. Hemos caminado juntas, tropezando a veces, emocionándonos, compar(t)iendo los pasos.

Gracias por ser tan buenas compañeras de viaje.

Myrna Elena González Pineda dijo...

Como bien lo dijera el psicoanalista alemán Erich Fromm,
"La tarea principal del hombre es darse a luz a sí mismo, convertirse en lo que potencialmente es".
Y ayudados por esta magnífica Vuelta, se nos ha facilitado el camino.